martes, 12 de abril de 2016

El Sueño de Bohr - Colección de Poemas



Contar algo desde la poesía, ya sean historias o emociones, propias o del prójimo, resulta un reto bastante arduo del cual nunca quedamos totalmente satisfechos. Siempre la poesía nos presenta sensaciones e historias inacabadas y el Autor ha querido reunir en esta colección y primera publicación, además de sensaciones inacabadas, pequeñas historias de amor, dolor y odio.

Sobra decir que las palabras son insuficientes para hablar de la vida y la muerte, algúnos que se aventuran a la tarea, viajan a lugares muy profundos, a lugares internos donde las emociones son trasportadas de un sitio a otro, lugares volatiles e inestables, habitados por cosas o por quienes.

Esta colección “El Sueño de Bohr” su título, es una excusa que intenta presentar una poesía de estilo propio a través de sensaciones de la vida cotidiana. Sensaciones que logran traspasar el mundo de los sueños: repetitivos, obsesivos, pasionales, inestables, perversos, enfermos, eróticos, romanticos.
No importa como se presenten, ya sea serena o violentamente, logran representarse y repetirse allí infinitamente, a veces metamorfoseadas por escenarios distintos pero recurrentes en su propósito, un sentimiento estancado sin saber a dónde ir.

Nota: Esta obra no contiene ilustraciones, no es de género surrealista ni pretende tomar elementos oníricos. La selección de poemas proviene de historias disimiles, sin nada que las una más que el título de esta obra. El autor considera que son historias de alto contenido introspectivo, humano, que ustedes mismos podrán explorar. El editor, en tanto Amazon se lo permita, generará nuevas versiones de este título, sin coste adicional para el público, que incluirá nuevos poemas, siempre y cuando el autor así lo desee.

Les deseamos una provechosa lectura.

sábado, 30 de mayo de 2015

Brujería


Pintura por Alfred Kubin


Invocas mi nombre
y aprisionas mi corazón
fatigado.

La noche oscura,
Ave depredadora,
tú vigía nocturna,
silencia y desvanece
mis gritos desesperados.

Siento rondar el odio
y la muerte tras mi espalda.
Invocas mi nombre
y siento tu dolor,
un veneno que carcome con ardor
a través de mis entrañas.

Crujidos que despiertan
de madrugada. ¡¿Oyes?!
Convulsionan los metales.
El Zinc tiembla a tus pasos,
los clavos se tuercen
a la noche larga.
Abundan los demonios en derredor y
dejan surcos de espanto en su mirada.

Invocas mi nombre
y conjuros vomitan
sufrimiento.
De las paredes brotan
piedras, tierra,
y agua muerta.

¡¿Derribarás la puerta?!
- Sintieron mis músculos desenfrenados -

Cascos que se arrastran con furia
y golpes de Carnero endiablado;
Miro gotear su saliva esperando por mí, afuera,
desea probar mi carne, tarde o temprano.

Invocas mi nombre
y atrapado me dejas
en mi soledad.
Entre fuerzas y hechizos,
correrá mi sangre
entre dioses y diablos.





Licencia de Creative Commons

miércoles, 1 de abril de 2015

Destellos


Pintura por Howard Chandler Christy



Todo comienza igual,
dijeron mis demonios
internos.
Tú mirada, tus gestos,
amaneraste dentro un volcán
y recorrimos el paladar
a través de nuestros cuerpos.

Sentí el brillo
de tus ojos consumidos,
y el perfume,
agitados suspiros
que se evaporan en la sensibilidad
de dos cuerpos en movimiento.
Nuestros labios violentos a la lujuria
y tersa la piel, herida busca refugio
al contacto de nuestros besos.

Todo comienza igual,
gritamos al unísono en el abismo 
al celo de nuestros acontecimientos.
Soñadores y caminantes que juguetean
con la perversión; lúdicos en el amor,
en la fusión corporal de dos deseos.

Las ropas azoradas no lograron soportar
la proximidad del calor y el curso del tiempo,
porque somos dos almas gravitando en soledad,
dos cometas que anhelan consumirse con temeridad
y ser algo más que esporádicos sentimientos.

Todo comienza igual,
susurró a mí oído tu voz ardiente de deseo,
y nuestro sudor se abrazó inflamable
incendiando dos almas a puntos de destellos,
en un quejido, un trémulo universal
atrapados los dos por un orgasmo en crecimiento.




Licencia de Creative Commons