sábado, 30 de mayo de 2015

Brujería


Pintura por Alfred Kubin


Invocas mi nombre
y aprisionas mi corazón
fatigado.

La noche oscura,
Ave depredadora,
tú vigía nocturna,
silencia y desvanece
mis gritos desesperados.

Siento rondar el odio
y la muerte tras mi espalda.
Invocas mi nombre
y siento tu dolor,
un veneno que carcome con ardor
a través de mis entrañas.

Crujidos que despiertan
de madrugada. ¡¿Oyes?!
Convulsionan los metales.
El Zinc tiembla a tus pasos,
los clavos se tuercen
a la noche larga.
Abundan los demonios en derredor y
dejan surcos de espanto en su mirada.

Invocas mi nombre
y conjuros vomitan
sufrimiento.
De las paredes brotan
piedras, tierra,
y agua muerta.

¡¿Derribarás la puerta?!
- Sintieron mis músculos desenfrenados -

Cascos que se arrastran con furia
y golpes de Carnero endiablado;
Miro gotear su saliva esperando por mí, afuera,
desea probar mi carne, tarde o temprano.

Invocas mi nombre
y atrapado me dejas
en mi soledad.
Entre fuerzas y hechizos,
correrá mi sangre
entre dioses y diablos.





Licencia de Creative Commons

miércoles, 1 de abril de 2015

Destellos


Pintura por Howard Chandler Christy



Todo comienza igual,
dijeron mis demonios
internos.
Tú mirada, tus gestos,
amaneraste dentro un volcán
y recorrimos el paladar
a través de nuestros cuerpos.

Sentí el brillo
de tus ojos consumidos,
y el perfume,
agitados suspiros
que se evaporan en la sensibilidad
de dos cuerpos en movimiento.
Nuestros labios violentos a la lujuria
y tersa la piel, herida busca refugio
al contacto de nuestros besos.

Todo comienza igual,
gritamos al unísono en el abismo 
al celo de nuestros acontecimientos.
Soñadores y caminantes que juguetean
con la perversión; lúdicos en el amor,
en la fusión corporal de dos deseos.

Las ropas azoradas no lograron soportar
la proximidad del calor y el curso del tiempo,
porque somos dos almas gravitando en soledad,
dos cometas que anhelan consumirse con temeridad
y ser algo más que esporádicos sentimientos.

Todo comienza igual,
susurró a mí oído tu voz ardiente de deseo,
y nuestro sudor se abrazó inflamable
incendiando dos almas a puntos de destellos,
en un quejido, un trémulo universal
atrapados los dos por un orgasmo en crecimiento.




Licencia de Creative Commons